memoramemora

Más de 320 profesionales han asistido a la I Jornada de Reflexión sobre nuestras pérdidas como parte de la vida, organizada conjuntamente por Fundación Quirónsalud, Quirónsalud, Mémora y Fundación Salud y Persona

La aceptación, la acomodación y hacer amable la vida a las personas que rodean al enfermo, son las actitudes a adoptar ante la pérdida de la salud
21/03/2017

Más de 320 profesionales han asistido esta mañana a la I Jornada de Reflexión sobre nuestras pérdidas como parte de la vida, organizada conjuntamente por Mémora, Fundación Quirónsalud, Quirónsalud y Fundación Salud y Persona, y en que se ha tratado y debatido cómo afrontar una enfermedad desde la vertiente social, ética y profesional. El acto, que ha tenido lugar en el Auditorio de Ciutadella de la Universidad Pompeu Fabra, ha contado con la presencia de profesionales vinculados con la esfera de la salud, como enfermeras, trabajadores sociales, médicos, psicólogos, fisioterapeutas; educadores, maestros y representantes de entidades de pacientes.

Xusa Sierra, enfermera especializada en el acompañamiento de procesos de duelo, ha manifestado que "hoy en día hay una obsesión por mantener la juventud y la vitalidad y no se piensa en la finitud, aunque las pérdidas nos demuestran que nada de lo que tenemos es perdurable ". Esta premisa se impone en el hecho de que niños y "9 de cada 10 niños no pueden participar en el cuidado de las personas enfermas que aman ni despedirse de ellas cuando mueren" aunque los niños están continuamente expuestos a la muerte y, especialmente, a muertes violentas, a través de la televisión, los videojuegos, los vídeos en las redes sociales, etc. Esta mismo tabú hacia el final de vida, también lo sufren los profesionales ya que "cerca de un 93% manifiesta tener dificultades para estar al lado de una persona enferma y aún más, si está en un proceso final de vida".

El filósofo Francesc Torralba ha desvelado que "la aceptación ante un nuevo episodio vital, la acomodación a la nueva situación y el hacer amable la vida de quienes rodean a la persona enferma" son las actitudes clave para afrontar la pérdida de salud. Torralba ha destacado que "es importante luchar contra la melancolía y el resentimiento e intentar extraer el máximo provecho de lo que tenemos".

Por último, Begoña Román, presidenta del Comité de Ética de los Servicios Sociales de Cataluña, ha puesto de manifiesto que "los profesionales sienten una sobre exigencia por parte de los pacientes marcada por las altas expectativas de curación" ya que una enfermedad o la muerte es vista como una derrota profesional. Román también ha reflexionado sobre el hecho de que las pérdidas, el envejecimiento, la enfermedad y la muerte siempre han sido parte del proceso vital de la humanidad, la única novedad actualmente es que "vivimos en una sociedad que piensa que podemos con todo y habría que reconciliarnos con la muerte como parte de la vida ".

La inauguración de la I Jornada de Reflexión sobre nuestras pérdidas como parte de la vida ha contado con la intervención de Belén Marrón, directora de la Fundación Quirónsalud, que ha destacado que la vocación fundamental de la Fundación es estar junto a las personas y trabajar para hacer personas, "personas con una P mayúscula" ha matizado la directora, quien también ha animado a los asistentes a ser personas que se hacen más humanas a través de sus relaciones con los demás y que se sienten seguras de sí mismas para acompañar, cuidar y dar serenidad a los más vulnerables. Xavier Mate, director del Hospital Universitario General de Cataluña, Hospital Sagrado Corazón y Hospital Quirónsalud del Vallès del Grupo Quirónsalud, manifestó que "los médicos se les ha enseñado a curar y ven la muerte de un paciente como un fracaso, no les han enseñado a acompañar ni a afrontar el duelo ". Joan Piñol, director general de la Fundación Salud y Persona, explicó la labor que desarrollan desde la fundación por "mejorar la salud de las personas mayores en riesgo de precariedad, soledad o riesgo de exclusión". Y por último, Silvia Ramis, directora de Servicios Funerarios de Barcelona - Mémora, ha resaltado "la sensibilidad que tiene la compañía en los proyectos que giran en torno al final de vida, especialmente los dirigidos a las personas mayores y sus familiares, así como las iniciativas dirigidas a los profesionales ".

La Jornada ha finalizado con la intervención de la Directora de procesos asistenciales y cuidados del Hospital Universitario Sagrado Corazón y Clínica del Vallés - Grupo Quirónsalud, Anna Cruz, y el Director de desarrollo corporativo de Servicios Funerarios de Barcelona - Mémora, Josep Paris, que han presentado los proyectos que llevan a cabo ambas compañías.