¿Cuánto sabemos acerca de las enfermedades de transmisión sexual (ETS)? La educación sexual es fundamental para prevenirlas, por lo que, para ayudarnos a comprender, os acercamos todo lo que necesitaríamos saber sobre ellas.

Dr. Cerdan Quironsalud
Dr. Cerdán. Jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Quirónsalud Palmaplanas.
14/02/2017

Los jóvenes españoles parece que le han perdido el miedo al VIH y este es uno de los motivos por los que se la están jugando, también, con otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) cada vez que mantienen relaciones sexuales sin protección. Un motivo para la reflexión precisamente hoy, 14 de febrero, cuando se celebra el Día Europeo de la Salud Sexual.

La OMS definió en 2002 la salud sexual como "un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es meramente la ausencia de enfermedad, disfunción o debilidad. La salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de obtener placer y experiencias sexuales seguras, libres de coerción, discriminación y violencia. Para que la salud sexual se logre y se mantenga los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y cumplidos."

Si bien la salud sexual abarca diferentes ámbitos, como podéis ver en el párrafo anterior, creo que hoy vale la pena especialmente resaltar precisamente las ETS y cómo aumentan de manera preocupante entre nuestros jóvenes.

A nivel internacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año se infectan 448 millones de personas de ETS y estas cifras van en aumento. En España, si bien el VIH/SIDA presenta una tendencia descendente desde hace más de 20 años, el resto de las ETS han aumentado, especialmente la sífilis.

Las 9 ETS que más se propagan son la gonorrea (10 casos por cada 100.000), la clamidia (7-8 casos por cada 100.000 habitantes al año en España), la sífilis (7,88 casos por cada 100.000 habitantes), la tricomoniasis, las ladillas, la sarna, el virus del Papiloma Humano (3 de cada 10 mujeres de entre 18 y 25 años), el VIH/SIDA (8,5 por cada 100.000 habitantes), y el herpes (15% de los casos de ETS en España). Los jóvenes entre 15 y 24 años representan el 50% de las personas que son diagnosticadas de ETS cada año, y 1 de cada 4 adolescentes porta el virus del HPV, el principal responsable del cáncer de cuello de útero

Por ello, creo que la educación sexual cumple un papel fundamental en nuestra salud sexual y he querido compartir con vosotros 5 datos importantes sobre la ETS que todos deberíamos saber (y aplicar):

  • Es imposible contagiarse una ETS de un baño público

Si teméis esto, es importante que sepáis que no os va a pasar, ya que la única manera de contagiaros es con el contacto genital o con fluidos, pero mueren rápidamente en superficies.

  • Los preservativos no os protegerán de todas las ETS

El condón reduce las posibilidades de padecerlas, pero es posible contagiaros. Muchas ETS solo requieren del contacto piel a piel, como la sífilis, la sarna o el herpes.

  • El sexo oral propaga las ETS

Hay virus que se propagan mediante el sexo oral, como es el caso del herpes.

  • Las ETS son 4 veces más probables que el embarazo en las adolescentes

Esto se debe principalmente a la desinformación.

  • Una vez que padecen las ETS, seréis portadores para siempre

Es posible controlar los síntomas y los efectos secundarios, pero siempre seréis portadores, por lo que debéis avisar a vuestras parejas.

La única manera de mantenerse completamente libre de estas infecciones es no tener sexo, pero la gran mayoría no estamos ni tenemos porqué estar dispuestos a ello, lo que tenemos que hacer es reducir al máximo el riesgo de contraerlas para lo que hay 3 claves fundamentales:

  1. Practicad sexo seguro en cada encuentro, SIEMPRE
    Esto SÓLO FUNCIONA SI LO HACEMOS SIEMPRE. Las barreras no son 100% protectoras pero reducen considerablemente el riesgo de padecer ETS.
  2. Realizaos pruebas de ETS con frecuencia
    Tanto vosotros como vuestras parejas y especialmente antes de comenzar a tener relaciones juntos.
  3. Sólo vosotros sois los responsables de vuestra protección
    Vuestras decisiones con respecto a esto definirán vuestra salud sexual.