Las doctoras Marina Sangonzalo, psicóloga de Hospital Quirónsalud Valencia, y Gemma Ramón, especialista en Medicina General y de Familia de Hospital Quirónsalud Torrevieja, nos explican cómo besar nos ayuda a mitigar el dolor y refuerza nuestro sistema inmunitario, y libera endorfinas y hormonas como la dopamina y la oxitocina, ligadas al cariño y la ternura.

Dra.Marina Sangonzalo. Dra.Gemma Ramón. Psicóloga de Hospital Quirónsalud Valencia y Medicina General y de Familia de Hospital Quirónsalud Torrevieja.
13/04/2017

Con motivo del día internacional del beso, que se celebra hoy, 13 de abril, queremos compartir con vosotros los sorprendentes beneficios de los besos en nuestra salud. Estos corresponden a una de las formas más placenteras de comunicarnos, sin embargo, contribuyen también a un buen estado de salud.


Los besos son una incomparable expresión de afecto entre dos personas, pero tras el intercambio de saliva puede haber bacterias y virus que provocan enfermedades e infecciones. Existe una decena de enfermedades que se pueden transmitir a través de los besos. Algunas son muy comunes como los resfriados, el herpes labial, verrugas o caries, cuyas consecuencias son menores para el organismo, pero hay otras que requieren tratamientos más complejos y afectan a la salud de un modo más determinante como la mononucleosis, también llamada la enfermedad del beso, la hepatitis B o la meningitis.


A pesar de todo, no debemos evitar los besos, la saliva contiene sustancias que combaten bacterias, virus y hongos, y los intercambios de saliva que se producen en los besos estimulan el sistema inmunitario y lo fortalecen para crear anticuerpos. En todo caso, siempre es necesaria una buena higiene bucal, la cual es clave para prevenir que las infecciones de la saliva aniden en nuestro cuerpo. Y, ante todo, evitar los besos con personas que sepamos que están padeciendo alguna de estas enfermedades.


10 beneficios de los besos


Mitigan el dolor.

Refuerzan nuestro sistema inmunitario.

Ayudan a reducir la presión arterial al aumentar los latidos de forma saludable.

Liberan endorfinas y hormonas como la dopamina y la oxitocina, ligadas al cariño y la ternura.

Combaten las caries al hacer segregar más saliva.

Queman (unas cuantas) calorías: ¡hasta 13 con cada uno!

Ejercitan los músculos faciales, tonifica la piel y te aporta un aspecto sano.

Tienen un efecto relajante contra la tensión y el estrés.

Nos hacen sentir íntimamente próximos a nuestra pareja.

Ayudan a los niños a crecer sanos y confiados. Solo en la adolescencia puede aparecer cierto rechazo hacia esta muestra de cariño pero no debemos dejarnos engañar por ese gesto, pues siguen necesitando amor y cariño en dosis adecuadas de besos y abrazos.